El gobierno de Bolivia emitió un decreto para la importación de trigo y harina sin tasa impositiva, con la finalidad de evitar en el país alzas en los precios de estos productos.

El gabinete de ministros aprobó el Decreto Supremo 1608, el cual establece un gravamen 0 para la importación de trigo y harina durante 180 días, informó el viceministro de Micro y Pequeña Empresa, Martín Bazurco.

El funcionario explicó que la medida permitirá garantizar el suministro del producto al sector panificador (panaderos) y en consecuencia mantener el precio del pan, producto básico para las familias bolivianas.

El viceministro explicó que se trata de una medida coordinada con el sector industrial y molinero de Bolivia.

El gobierno boliviano señaló que la producción de trigo bajó 25% en Argentina, principal fuente de importación para Bolivia, lo cual provocó una tendencia al alza de su precio.

"Por eso insisto que el decreto aprobado permitirá adquirir el producto de otros mercados, fundamentalmente de Norteamérica, que garantiza un precio competitivo para el mercado", afirmó Bazurco.

Según el viceministro, el decreto permitirá que el trigo sea procesado y transformado en Bolivia para darle valor agregado, lo cual hará que el precio del producto sea más bajo.

Otro elemento importante, agregó, es que el producto "no se subvencionará".