Luego de varias décadas de la hegemonía del dólar, Bolivia logró consolidar su moneda con una influencia de 79% en todas las operaciones financieras, en promedio, como producto de su política denominada "bolivianización" para dejar la dependencia externa y enfrentar la inflación importada.

El presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Marcelo Zabalaga, explicó a Xinhua que la bolivianización determinó mejoras sustanciales en la capacidad de las políticas monetaria, cambiaria y fiscal para contrarrestar los efectos nocivos de los ciclos económicos externos e internos.

"El BCB, al tener la potestad de emitir moneda nacional, se encuentra más fortalecido para respaldar al sistema financiero, cuyas transacciones son ahora principalmente en bolivianos", afirmó.

Según el informe del BCB, la bolivianización continúa profundizándose y en la actualidad los depósitos en moneda nacional alcanzan el 73,5% del total (1,5% más que a fines de 2012) y los créditos 84% (4,5% por encima de 2012), con un promedio de 79% en estas transacciones financieras.

Estos porcentajes contrastan y difieren ampliamente con los indicadores de 2005, cuando los depósitos en moneda nacional alcanzaban apenas el 16,1% y los créditos en bolivianos 7,5%.

"Las transacciones en dólares en promedio llegaban al 88,2%, por tanto la economía y finanzas bolivianas estaban dolarizadas. Por eso se explica que la subida del dólar nos generó una escalada inflacionaria lacerante", explicó el analista económico Luis Ballivián al contrastar los datos de 2005 a 2013.

En consecuencia, Ballivián dijo que el dólar estadounidense dejó de ser en los últimos siete años el indicador influyente en las transacciones financieras.

Por su parte el ministro de Economía, Luis Arce, señaló que el tiempo y el contexto internacional le dan la razón a las políticas ejecutadas por el gobierno boliviano y por el BCB.

Esta política tuvo también su efecto en el comercio, ya que sus ventas se hacen en bolivianos.

Otra medida que permite profundizar el uso de la moneda nacional es el impuesto a la venta de moneda extranjera (IVME).

Con la política de bolivianización, la cual se aplica desde 2006, ya no es negocio la compra y venta de dólares, porque la gente realiza sus transacciones con preferencia en moneda nacional, según el ministro de Economía.

Esta medida también causó la reducción de librecambistas en la vía pública.

Dólar cae en 33 ocasiones nen siete años. Como no sucedió en la historia de la economía y finanzas de Bolivia, en los últimos siete años el BCB posibilitó la caída en 33 oportunidades del dólar estadounidense para fortalecer el peso boliviano, enfrentar la inflación y mantener la estabilidad financiera.

Desde 2006, año en el que asume la presidencia del país Evo Morales, hasta septiembre de 2013, la moneda estadounidense bajó de 8,08 a 6,96 bolivianos, 1,12 bolivianos menos, lo cual representa una caída de 16 por ciento.

La última apreciación del boliviano se registró el 2 de noviembre de 2011.

Desde entonces hasta la fecha (septiembre de 2013), el dólar se cotiza en 6,96 bolivianos a la venta y en 6,86 bolivianos a la compra.

El gobierno boliviano proyectó que en 2015 el 100% de las transacciones internas serán en moneda nacional.

El boliviano pesa cada vez más en la actividad comercial y el dólar pierde protagonismo.

Hace una década la economía se encontraba prácticamente dolarizada. La compra y venta de la mayoría de los artículos, las captaciones del sistema financiero nacional y el pago de salarios, los alquileres y anticréticos giraban en torno a la moneda extranjera y los librecambistas abundaban en las calles de todo el país.

Impuesto genera millones. El pago impositivo por la venta del dólar estadounidense generó de enero a agosto de este año una recaudación de más 201 millones de bolivianos (US$29 millones) para el Estado de Bolivia, según un reporte del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN).

El presidente del SIN, Erick Ariñez, informó que conforme a la reformulación de la ley de presupuesto de 2013 se levantaron las excepciones que poseían las casas de cambio, las cuales se sometieron al mismo procedimiento de las entidades financieras.

El impuesto se determinará al aplicar la alícuota de 0,70% sobre la base imponible establecida.

"A partir de esta Ley de presupuesto las casas de cambios se encuentran en las mismas condiciones que las entidades financieras y pagarán el 0,70% sobre el tipo de cambo de venta de cualquier moneda extranjera", explicó Ariñez.

Desde 2006 las políticas de bolivianización, coordinadas entre el Organo Ejecutivo y el BCB, consisten en la apreciación de la moneda nacional, ampliación del "spread" cambiario, modificaciones al encaje legal, reformas al impuesto a las transacciones financieras, además de las campañas informativas realizadas para el efecto.