La Paz. Las políticas de bolivianización y otros complementos ejecutados en el país lograron la estabilidad financiera al mantener "congelado" el dólar durante 22, destacó este viernes el Banco Central de Bolivia (BCB).

Desde noviembre de 2011 se mantiene inalterable la política monetaria del tipo de cambio en 6,96 bolivianos a la venta y 6,86 bolivianos a la compra por dólar, debido a la continua reducción de las presiones inflacionarias externas y al incentivo a la bolivianización.

Desde 2006, año en el que asume la presidencia de Bolivia, Evo Morales, a septiembre de 2013, la moneda estadounidense bajó de 8,08 bolivianos a 6,96 bolivianos, es decir, descendió 1,12 bolivianos, lo cual representa una caída de 16%.

El BCB, en su Informe de Política Monetaria señaló que este tipo de cambio proporciona un marco de mayor estabilidad a los agentes económicos, en un contexto de elevada incertidumbre del entorno externo.

Agregó que el real brasileño, el peso chileno y el euro muestran una mayor volatilidad.

En 2008, todas esas monedas tuvieron una importante depreciación, al igual que en al  2010 y 2012.

"Esos periodos están caracterizados por una mayor incertidumbre de la economía mundial, donde se buscaba como refugio el dólar americano y por ende las monedas de los otros países tendían a depreciarse", indicó el instituto emisor.

Por el contrario, en los últimos siete años el BCB posibilitó la caída en 33 oportunidades del dólar estadounidense para fortalecer el boliviano, enfrentar la inflación y mantener la estabilidad financiera, añadió.