Singapur. Las bolsas asiáticas cayeron este miércoles en Asia, luego de que sorpresivos descensos en la confianza de los consumidores estadounidenses y en la de los empresarios alemanes avivaron la inquietud sobre la recuperación económica global y fortalecieron al yen.

Las acciones estadounidenses sufrieron su mayor caída diaria en casi tres semanas tras datos que mostraron que la confianza de los consumidores de ese país declinó en febrero a un mínimo de 10 meses, mientras que el índice Ifo de empresas alemanas bajó por primera vez en casi un año.

Los operadores también aguardan ansiosamente el testimonio que el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, ofrecerá al Congreso el miércoles más tarde en busca de nuevas señales sobre políticas, tras un alza sorpresiva en la tasa de descuento de la Fed que asustó a los inversores.

Los mercados bursátiles han estado volátiles desde que empezó el 2010. En Asia hubo un retroceso de casi 5%, en medio de la inquietud porque la recuperación global podría no tener la suficiente fuerza para que los bancos centrales comiencen a retirar sus medidas de estímulo.

"El mercado está ahora en una posición en la que los inversores están vigilando de cerca los indicadores económicos en busca de pistas sobre la dirección futura, ahora que los reportes de ganancias quedaron atrás. Y tiende a reaccionar nerviosamente a cada serie de datos", dijo Yumi Nishimura, vice gerente general de Daiwa Securities Capital Markets.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cayó 1,48% este miércoles, y el índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas cedía 1,23%.

Las acciones bajaron 1% en Seúl, con los papeles de Hyundai Motor Co cediendo 2,6% tras reportes de que la automotriz retirará unas 46.000 unidades de su modelo sedan Sonata en el mercado local y otras 1.300 en Estados Unidos.

Sumándose a los temores de los inversores en Asia, China implementó nuevas medidas para reducir el crédito excesivo que teme podría crear desestabilizadoras burbujas de activos.

El regulador bancario chino dijo a algunos prestamistas que restrinjan nuevos préstamos a los brazos de financiamiento de gobiernos locales para evitar potenciales riesgos de cesación de pago, reportaron medios estatales, la última medida de Pekín para controlar la expansión de crédito.

Los papeles en Shanghái cayeron en las primeras operaciones pero terminaron cerrando con un alza de 1,33%.

En tanto, el índice Hang Seng de Hong Kong sucumbió a la tendencia a la baja en Wall Street y perdió 0,75%.

En los mercados de divisas, el yen, considerado un refugio seguro en tiempos de turbulencia, mantuvo las robustas ganancias registradas el martes, mientras que el dólar se conservó firme frente al euro cuando los inversores limitaron su exposición a activos riesgosos.