Hong Kong. Las bolsas en Asia retrocedían este viernes antes de un reporte que se cree exhibirá el mayor aumento del empleo en Estados Unidos desde 1983, lo que apoyaría el cauteloso acercamiento de esta semana hacia los activos de riesgo.

Más de dos terceras partes de los 513.000 nuevos empleos pronosticados serían contratos temporales para el censo oficial, lo que daría señales contradictorias a los inversores ansiosos por recoger las ganancias de sus apuestas alcistas al dólar, que el martes tocó un máximo de 4 años contra el euro.

Los mercados bursátiles globales y los diferenciales de los bonos del Tesoro estadounidense recuperaron durante la semana pasada casi una cuarta parte de las pérdidas que sufrieron durante los últimos dos meses, cuando la crisis de deuda europea gatilló una aversión generalizada al riesgo.

El reporte de las nóminas de empleos en Estados Unidos podría proveer un marco de apoyo para este rebote.

"Se ha mencionado que 600.000 empleos habrían sido creados y esa clase de cifras mostraría que la economía estadounidense tiene un impulso considerable", dijo Tony Morriss, estratega de divisas de ANZ en Sidney.

Sin embargo, los temores sobre condiciones de financiamiento más complejas en Europa y el impacto de una política fiscal austera sobre el crecimiento podrían restar fuerza al incipiente resurgimiento en la toma de riesgo.

En los mercados bursátiles, el índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas perdía un 0,1 por ciento, empujado a la baja principalmente por la toma de ganancias en el sector de materias primas luego de un repunte experimentado el jueves.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró un 0,1 por ciento a la baja luego de reportar el jueves su mayor avance diario en seis meses.

Los papeles de los minoristas exhibieron el peor desempeño del referencial, mientras que los exportadores y el sector tecnológico ofrecieron apoyo.

La posibilidad de un nuevo primer ministro que mantendría débil al yen, era considerada como un factor adicional de atractivo para los exportadores, aunque aún es demasiado pronto para que esto impulse las operaciones de manera consistente.