Singapur. Las bolsas en Asia subieron este lunes impulsadas por datos de empleo y consumo en Estados Unidos que reforzaron la idea de que la mayor economía mundial se está recuperando sin pausas, alentando el paso desde activos seguros como el yen hacia otros más riesgosos.

El índice japonés Nikkei subió 2,1% a su nivel más alto en seis semanas,  mientras que el más amplio Topix ganó 1,8%. El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas ganaba 1,72%.

Los datos del Departamento de Trabajo conocidos el pasado viernes mostraron que los empleadores recortaron menos puestos que lo esperado en febrero, lo que sugiere que la economía podría estar lo suficientemente fuerte como para comenzar a crear pronto nuevos empleos.

Otros datos de Estados Unidos mostraron que el crédito de los consumidores creció en enero por primera vez en un año. Una resurrección en el consumo de los consumidores es considerada vital para una recuperación global sustentable.

Este martes se cumplirá el primer aniversario del retroceso de la bolsa estadounidense a mínimos de 12 años el 9 de marzo del 2009. Desde entonces, el índice Standard & Poor's 500 ha subido casi 70%.

El yen caía con fuerza, y los operadores citaban ventas en yenes efectuadas por fondos de cobertura.

La moneda japonesa fue arrastrado también por especulaciones acerca de que el Banco de Japón relajará aún más su política monetaria pronto para enfrentar la presión inflacionaria.