Hong Kong. Las acciones alcanzaron este martes máximos de 17 meses en Asia debido a que la creciente confianza en el futuro de la economía global atrajo a los inversores hacia los activos de riesgo y los alejó del dólar, que continuó su débil inicio de año.

El dólar cedía 0,4% contra una canasta de monedas, extendiendo su caída del lunes tras datos de manufactura en Estados Unidos, India y China que reforzaron el optimismo sobre la recuperación global e impulsaron la compra de monedas de alto rendimiento, materias primas y acciones.

El índice promedio japonés Nikkei subió 0,25%, para tocar un máximo de cierre de 15 meses, apoyado por las acciones relacionadas con materias primas luego de que el precio del cobre, el paladio y el platino saltaron el lunes a sus niveles más altos desde 2008.

Sin embargo, las acciones japonesas retrocedieron desde los máximos alcanzados más temprano debido al daño que propinó a los exportadores un yen más fuerte.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón, que repuntó cerca de 68% el año pasado, subía en la jornada 1,3%, a niveles vistos por última vez en julio del 2008.

Los inversores canalizaron un récord de US$19.000 millones a los fondos de capital de Asia excluyendo a Japón en 2009, según reveló el martes EPFR Global, en momentos en que la región encabezaba una recuperación en la economía global.

Una serie de datos optimistas provenientes de China, India y Corea del Sur desde que comenzó 2010 han instado a los inversores a sumar exposición a los activos asiáticos, aunque la incertidumbre sobre la sustentabilidad de la recuperación económica en las economías occidentales plantea un riesgo para las bolsas en todo el mundo, dijeron analistas.

La firmeza de los precios de las materias primas impulsó las acciones en Australia, país rico en recursos naturales, donde los papeles de las mineras ayudaron a que el referencial S&P/ASX 200 subiera 1%.

En tanto, el índice Thomson Reuters de acciones regionales ganaba 1%.

Con las apuestas por el riesgo creciendo otra vez, los activos de alto rendimiento y de mercados emergentes se beneficiaron. Los inversores compraron dólares australianos, y la moneda alcanzó su máximo de tres semanas a 0,9164 dólares estadounidenses.

En Corea del Sur, las autoridades cambiarias intervinieron en el mercado para frenar la apreciación del won, que ganaba 1,3% contra el dólar, su mayor ganancia diaria desde julio de 2009.

Expectativas acerca de que el banco central podría elevar pronto las tasas de interés están ayudando a que la divisa se aprecie tras una serie de datos optimistas sobre la cuarta economía más grande de Asia.