Hong Kong. El euro retrocedía este miércoles por el temor a que los problemas de deuda en Europa podrían causar estragos en sus bancos, pero las bolsas en Asia rebotaban desde mínimos en nueve meses debido a que los inversores aprovecharon para comprar gangas.

En términos generales, los inversores siguen recortando el riesgo en sus carteras por las condiciones financieras cada vez más difíciles en la eurozona, una regulación bancaria más estricta en Estados Unidos y un creciente antagonismo entre Corea del Norte y Corea del Sur.

Desde que los mercados bursátiles globales alcanzaron su punto más alto el 15 de abril, US$4.200 billones en valor de mercado han sido borrados del índice global MSCI.

A menos que aumente la confianza sobre una solución a la crisis de deuda de Europa, el repunte en las bolsas podría acabar siendo fugaz.

"Las dudas y la cautela dominan el mercado. Hay inquietud sobre si los países del sur de Europa son los únicos con problemas de deuda", dijo Suh Dong-pil, un analista de mercado de Hana Daetoo Securities en Seúl. "Las tensiones crecientes con Corea del Norte también son un factor negativo", agregó.

El euro retrocedía 0,8%, a 1,2270 dólares, acercándose al mínimo de cuatro años cerca de 1,2140 dólares que tocó el 14 de mayo. La moneda única se encamina a su mayor declive mensual desde enero del 2009.

Contra el yen, el euro se depreciaba 1%, a 110,67 yenes, con un nivel de soporte en 108,85 yenes, mínimo en ocho años y medio que alcanzó el martes.

La tensión en los mercados de financiamiento recuerda el período inmediatamente posterior al colapso de Lehman Brothers en 2008, cuando una crisis en la confianza llevó a un acaparamiento de dólares y a un congelamiento del crédito.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio subió 0,7% tras desplomarse el martes a un mínimo en seis meses, pero su camino parece estar atado a la dirección del euro.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas ganaba 1,6%, ayudado por un rebote de las acciones relacionados con materias primas y las tecnológicas.

Desde el 15 de abril, las acciones en Asia han retrocedido 18%, poco menos que la marca de 20% que define usualmente a un mercado bajista.

El crudo estadounidense para entrega en julio subía 1,15 dólares, a US$69,90 el barril, luego de que se reportó un declive mayor que el esperado en los inventarios de gasolina en Estados Unidos.