Tokio. Las bolsas en Asia registraron un alza este lunes, luego de que el pasado viernes Grecia solicitara ayuda de emergencia y tras una serie de datos de la economía de Estados Unidos que indican que su recuperación se está fortaleciendo.

El ministro de Finanzas de Grecia dijo este domingo que la ayuda de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) arribaría a tiempo, para evitar la que sería la primera cesación de pago de deuda soberana en la eurozona.

Sin embargo, hay cada vez más señales de que un paquete de rescate de 45.000 millones de euros (60.000 millones de dólares) no sería suficiente.

Aunque la crisis de deuda en Grecia ha ensombrecido las posibilidades de recuperación para Europa y agitó los mercados globales, datos de Estados Unidos reportados el pasado viernes reforzaron la percepción de que la mayor economía del mundo sigue fortaleciéndose y animaron el humor de los inversores.

Las ventas de casas nuevas en Estados Unidos subieron a su ritmo más rápido en 47 años durante marzo y los nuevos pedidos de bienes durables crecieron sólidamente, lo que ayudó a las acciones estadounidenses a tocar un máximo en 19 meses el viernes.

Aunque existe incertidumbre respecto a cuán pronto Grecia podrá recibir ayuda, y sigue el temor a que el problema podría extenderse a otras economías de la eurozona, como Portugal y España, el ánimo está instando a los inversores a asumir más riesgos a corto plazo, dijeron operadores.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía 1,25% este lunes, con el subíndice tecnológico liderando las ganancias.

El principal referencial perdió cerca de 1,5% la semana pasada, pero ha subido cerca de 2% en lo que va del mes.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio trepó más de 2%, quebrando el nivel de resistencia que marca su promedio de movimiento de 25 días a alrededor de 11.000 puntos.

El Nikkei fue ayudado por un salto de 3% de Toyota Motor Corp.

Un diario reportó que la automotriz posiblemente reportará una ganancia operativa que podría haber alcanzado los 50.000 millones de yenes (US$532 millones) en el último año financiero, por encima de un consenso del mercado de 42.350 millones de yenes.