Singapur. Las bolsas subieron en Asia por cuarta jornada consecutiva el viernes luego de que los inversores celebraron el compromiso de la Unión Europea (UE) de ayudar a Grecia, pero el euro cayó por la ausencia de planes detallados para sacar a Atenas de su creciente déficit.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía 0,3%, mientras que el Nikkei ganó 1,3%, poniéndose al día con otros mercados globales luego de un feriado este jueves.

El MSCI excluyendo a Japón aún está a la baja 10% en lo que va del año debido a que los operadores vendieron activos de riesgo en medio de la preocupación generada por la estabilidad fiscal de Grecia, Portugal y España y por las medidas de China para ajustar su crédito.

Las acciones de las firmas de materias primas encabezaban el avance en gran parte de Asia luego de que los precios de los metales subieron al conocerse datos positivos de China.

Pekín reportó este jueves un fuerte crecimiento del crédito durante enero, y la inflación se moderó más que lo esperado.

La japonesa Mitsubishi Corp subió 3,3%, mientras que las mineras globales BHP Biliton y Rio Tinto ganaron 1,2% y 3,2%, respectivamente.

El volumen de negocios fue reducido, sin embargo, de cara a los feriados del Año Nuevo Lunar de la próxima semana en China, Hong Kong, Taiwán, Singapur y Corea del Sur.

Retrocede el euro. El euro continuó bajo presión por la preocupación de que las potencias europeas aún siguen discutiendo si rescatan a Grecia y por el temor de que, aún si aceptan hacerlo, cualquier paquete de ayuda podría llevar a más problemas fiscales a largo plazo en la zona euro.

La moneda europea se encontraba cerca de 1,3610 dólares, por debajo de los niveles que vio este jueves al final de la jornada, luego de que un diario reportó que la canciller alemana Angela Merkel se resistió a un rescate rápido de Grecia en una cumbre de la Unión Europea.

El encuentro concluyó sin propuestas concretas para ayudar al país a enfrentar su crisis de deuda.

Los operadores de divisas también se mostraban cautelosos de cara a los datos del Producto Interno Bruto de Alemania, Francia, Italia y la zona euro que se reportarán más tarde, que se prevé sólo exhibirán un débil crecimiento en el cuarto trimestre.

"Creo que la gente está inquieta respecto al artículo de The Guardian donde Merkel no sonaba con un ánimo demasiado generoso", dijo Sean Callow, estratega de divisas de Westpac.