Hong Kong. Las bolsas en Asia se encaminaban el viernes a su sexta semana consecutiva de ganancias, su racha más larga de avances desde que comenzó un repunte del mercado global hace un año, con las acciones ligadas al consumo guiando el camino.

Reportes de empleo e inflación en Estados Unidos apoyaron la visión prevaleciente de que la política monetaria seguirá favoreciendo el crecimiento y la liquidez se mantendrá abundante mientras se refuerza la confianza de los inversores.

Los inversores han estado sacando efectivo de los mercados de divisas de bajo rendimiento a una velocidad récord y pasándolo a acciones y bonos en búsqueda de mayores ganancias.

Sin embargo, aún persisten las dos mayores incertidumbres en la mente de los inversores: la crisis de deuda en Grecia y la inflación en China.

"Los problemas de Grecia son uno de los factores que mantendrán limitados los avances en los mercados globales, pero por otra parte, muchos inversores no parecen esperar el resultado más devastador", dijo Kenichi Hirano, funcionario de operaciones de Tachibana Securities en Tokio.

El Ministerio de Finanzas griego negó un reporte de medios el jueves que dijo que el país fuertemente endeudado estaba planeando solicitad ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI) a comienzos de abril.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio subió 0,8%, liderado por exportadores como Canon Inc y Honda Motor, que ganaron 2,4% y 1,9%, respectivamente.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía 0,31% en la jornada. El referencial parecía encaminado a una sexta semana consecutiva de ganancias, su mayor racha de avances desde marzo y abril de 2009, cuando comenzó un repunte de las acciones globales.

En Corea del Sur, las acciones de Samsung Electronics Co. Ltd subían 0,9% después de que la mayor firma tecnológica de Asia dijo que tiene como objetivo un crecimiento de dos dígitos en su crecimiento durante 2010 y que planea un incremento en el gasto de capital este año.

"La economía global posiblemente conservará el impulso de su crecimiento, apoyado por las medidas de estímulo económico (...) pero vemos una mayor competencia, lo que endurecerá nuestro pronóstico", dijo Choi Gee-sung, quién asumió como presidente ejecutivo de Samsung en diciembre.