Tokio. El euro luchaba por conservar sus ganancias el lunes en momentos en que los inversores lo vendían tras su último rebote, y las bolsas en Asia se recuperaban desde mínimos de ocho meses que tocaron la semana pasada por el temor a la crisis de deuda de la eurozona.

La volatilidad del mercado seguía alta tras el declive del euro a un mínimo en cuatro años y los inversores recortaron adicionalmente el riesgo en sus libros para esperar un escenario más tranquilo, dijeron los operadores.

"Las ganancias bursátiles de hoy fueron meramente un rebote técnico debido a que los declives de la semana pasada fueron mucho, muy rápidos", dijo Eddy Chen, un asesor de First Financial en Taiwán.

Las pérdidas en el dólar australiano se incrementaron luego de que Rio Tinto dijo que un impuesto minero había dañado la reputación de inversión de Australia.

La divisa rebotó desde sus mínimos luego de que las acciones en China, que tiene fuertes lazos comerciales con Australia, subieron 3%.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas ganaba 1,4% luego de un comienzo débil, alejándose de su mínimo desde septiembre del 2009.

El índice compuesto de Shánghai avanzó 3,6%, apoyado por un repunte en las acciones de propiedades luego de que un reporte de medios citó a un funcionario diciendo que un nuevo impuesto de propiedad que se discute no entraría en vigencia en unos tres años.

Los inversores liquidaron acciones japonesas llevando al referencial Nikkei de la bolsa de Tokio a su mínimo en más de cinco meses, por la noción de que un yen sólido reduce las ganancias futuras. El Nikkei se recuperó posteriormente y cerró casi plano.

El Nikkei sumó un declive de 6,5% la semana pasada, su peor caída semanal en más de un año.

El euro retrocedía en las operaciones en Asia acercándose a 1,2500 dólares, desde su cierre de unos 1,2570 dólares en las últimas operaciones en Nueva York del viernes.

La divisa reportó la semana pasada su primera ganancia semanal contra el dólar gracias a que los inversores la compraron luego de su largo declive.

Los operadores dijeron que la salud de los bancos de Europa está pesando sobre el euro. El fin se semana el banco central de España tomó acciones para asumir el control del banco de ahorros CajaSur luego de que fallara su planeada fusión con otro pequeño prestamista español.