Singapur. El euro retrocedió este miércoles a un nuevo mínimo de 4 años luego de que un ajuste de la regulación financiera en Alemania generó dudas sobre las perspectivas de una recuperación global, provocando caídas en las bolsas de Asia.

El índice dólar trepó a un máximo de 14 meses en momentos en que los inversores buscaban un refugio seguro para su dinero, acudiendo también al yen y a los bonos del Tesoro.

Alemania anunció este martes la prohibición de ventas especulativas de ciertos valores. La decisión, unida a un ajuste de la regulación financiera en Estados Unidos, sacudió a los mercados y provocó la huida de activos de riesgo, mientras se propagaban los temores sobre el freno de la recuperación económica global.

"Si combinas esta nueva regulación en Alemania con todos los otros titulares negativos que hemos tenido en los últimos días, lo más probable es que los mercados europeos reaccionen negativamente", dijo Pierre Faddoul, analista de Aberdeen Asset Management en Singapur.

El gobierno alemán planea prohibir la venta corta al descubierto desde la medianoche en acciones de las 10 más importantes instituciones financieras, así como también en credit default swaps (CDS) en bonos de gobiernos de la zona euro.

En las ventas en corto al descubierto, un operador vende en corto un instrumento financiero, apostando a que su precio caerá sin pedir préstamos antes para cubrir la apuesta, como se hace normalmente en las ventas en corto.

La falta de coordinación de Alemania con otros países, incluidos miembros de la eurozona, resalta cómo las medidas podrían fracasar y desestabilizar más que calmar a los mercados, de por si nerviosos por la crisis de deuda, dijeron analistas.

El euro cayó hasta un mínimo a 1,2143 dólares en la plataforma de negocios EBS, su nivel más bajo desde abril del 2006 y llevando el retroceso en lo que va del 2010 a más de 15%. Más tarde se recuperó a alrededor de 1,22 dólares, pero el rebote podría ser efímero.

El índice MSCI de las acciones asiáticas no japonesas perdía 2,86%, retrocediendo a mínimos de 3 meses.

El índice japonés Nikkei perdió hasta 1,8%, también su mínimo de 3 meses, por los temores por las nuevas regulaciones y la debilidad del euro, que lastimaban a los exportadores. Más tarde recortó pérdidas pero igual cerró con un descenso del 0,5%, en su peor cierre en 11 semanas.