México DF. Las bolsas y las monedas de América Latina se hundían este martes de manera generalizada, después de que una rebaja a las notas soberanas de Grecia y Portugal desatara una ola de aversión global al riesgo.

El índice referencial MSCI de acciones latinoamericanas se desplomaba más de 3%, después de que Standard & Poor's recortó la calificación crediticia de Grecia a territorio "basura", enviando a la baja a las bolsas desde Wall Street hasta Europa.

S&P había rebajado antes la nota de Portugal en dos escalones y amenazó con reducirla aún más si sus niveles de endeudamiento rebasan sus expectativas.

"Todos están volando a activos más seguros como los bonos del Tesoro estadounidense", dijo un operador en la Ciudad de México que optó por el anonimato.

A las 1612 hora GMT, la bolsa brasileña  se desplomaba cerca de 3%, en tanto que en México el mercado accionario caía 1,9%, tras una mañana relativamente estable.

En Argentina, el índice accionario Merval bajaba cerca de 2%.

"El Merval se muestra a la baja de la mano de bancos y petroleras, mostrando un desempeño acorde al comportamiento de las plazas internacionales", dijo Leopoldo Olivari, operador de Bacqué Sociedad de Bolsa de Buenos Aires.

Mercados cambiarios. La aversión al riesgo golpeaba también a los mercados cambiarios latinoamericanos, en línea con el descenso de divisas consideradas de mayor rendimiento como el euro frente a refugios seguros como el dólar y el yen.

El peso mexicano caía más de 1,0%, a 12,2735 pesos por dólar, y el peso colombiano descendía en la misma proporción, a 1.968,2 unidades por dólar.

En Chile, la moneda local también retrocedía 1,0%, a 524,00 pesos comprador y 524,50 pesos vendedor.

"El peso (chileno) está siendo arrastrado por la caída de los mercados globales que, a su vez, están siendo afectados por renovados temores sobre la economía de Grecia", dijo un operador en Santiago.

S&P redujo la calificación de Grecia en tres escalones a "BB+", dentro del grado especulativo o "basura", y dejó su panorama en "negativo" lo que significa que podría volver a bajarla en el corto plazo.

En el caso de Portugal, S&P bajó su nota en dos escalones a "A-", o cuatro peldaños por encima del estatus especulativo o "basura".