Singapur. Las bolsas en Asia avanzaban este miércoles con las acciones energéticas y de recursos liderando el camino, debido al incremento en la demanda de activos de riesgo, luego de que Wall Street repuntó gracias a ganancias y datos económicos positivos de Estados Unidos.

El aumento en las ventas de casas de segunda mano y robustas ganancias de importantes empresas en los sectores de consumo e industria apuntaban a un firme rebote en la demanda, impulsando ganancias de hasta 1,3% por ciento en índices bursátiles clave en Estados Unidos.

Pero algunos analistas se mostraron reacios a predecir una fuerte subida en las acciones asiáticas pese a la apariencia de un mayor apetito de riesgo.

Si bien un gran número de compañías han estado superando sus estimaciones de ganancias, no hay muchas actualizaciones planeadas para el futuro próximo, dijo Andrew Orchard, estratega del Royal Bank of Scotland en Hong Kong.

"Vemos (el 2010) como un año de volatilidad, un año de consolidación", dijo Orchard.

"Por supuesto que (...) podríamos ver semanas de repuntes, unas cuantas semanas de caídas sostenidas, pero en general creemos que no será muy diferente de cómo comenzamos el año", agregó.

Otros analistas han expresado una visión similar, haciendo notar que tanto la recuperación global como las ganancias corporativas podrían ver altibajos.

El índice japonés Nikkei subió 0,3%, con avances de los exportadores debido a que los sólidos datos estadounidenses contrarrestaron los declives de Toyota Motor Corp, cuyas ventas en Estados Unidos cayeron 16% desde su retiro masivo de vehículos.

El temor de un bajón de ventas extendido empujó los papeles de Toyota 5,7% a la baja. Toyota ha perdido hasta la fecha casi 20% de su valor de mercado desde que anunció su retiro de vehículos el 21 de enero.

Todas las miradas estarán pendientes en la automotriz cuando anuncie este jueves sus resultados del tercer trimestre y cómo el retiro afectará sus pronósticos de ganancias para 2010.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón subía 1,9%, alejándose de mínimos de tres meses. El referencial ha caído cerca de 4% en lo que va del año, luego de un repunte de 68% en 2009.

El dólar estadounidense se mantenía estable luego de retroceder desde máximos de seis meses contra una canasta de divisas a medida que los inversores regresaban a las monedas de alto rendimiento.

El euro conservaba las ganancias que obtuvo el martes, cotizándose cerca de US$1,3953 en Asia, en momentos en que los inversores aguardan el veredicto de la Comisión Europea sobre el plan de Atenas para reducir su creciente déficit.

Los futuros del crudo estadounidense se mantenían cerca de US$ 77,19 el barril, luego de que un reporte de la industria mostró un incremento mayor que lo esperado en los inventarios en Estados Unidos durante la semana pasada.

Los precios del oro se mantenían fijos en torno a US$1.114,65 la onza, luego de tocar durante la jornada anterior su máximo nivel en casi dos semanas, con los inversores aguardando los datos laborales que se darán a conocer esta semana para evaluar las posibilidades de la economía y el dólar estadounidense.