Tokio. Las bolsas alcanzaron máximos de tres semanas este miércoles en Asia, impulsadas por las acciones financieras y de materias primas luego de que los precios de metales y del crudo subieron por la debilidad del dólar.

En tanto, las acciones en Hong Kong minimizaron el último ajuste en China y el índice Hang Seng subió 1,8% tras el largo feriado por el Año Nuevo Lunar.

Las acciones de bancos chinos, como Bank of China, avanzaron tras al aumento de los requerimientos de reservas que anunció el viernes Pekín para tratar de moderar el alza del crédito.

El anuncio, que sigue a una decisión similar tomada el mes pasado y fue antes que lo previsto, agitó los mercados el viernes al aumentar el temor en los inversores de que las políticas de ajuste en el país serían más agresivas que lo pensado y podrían dañar el crecimiento global.

Para cuando la bolsa de Hong Kong abrió este miércoles, gran parte de la agitación inicial parecía haberse disipado.

"Parece que el mercado ya ha descontado los incrementos en los requerimientos de reservas", dijo Castor Pang, director de investigación de Cinda International.

Los mercados de Shanghái seguían cerrados esta semana.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio ganó 2,7% y anotó su máximo avance diario desde el 3 de diciembre, pero el volumen de negocios fue uno de los más reducidos del año, con los operadores inseguros respecto a cuánto durará el rebote.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía 1,63%, tocando su máximo nivel en tres semanas.

Las acciones de materias primas treparon luego de que el cobre encabezó un repunte el martes entre los metales básicos gracias a una caída del dólar, en momentos en que los mercados bursátiles se recuperaban de una liquidación en las semanas recientes gatillada por los problemas de Grecia.

"Hay cierto viraje hacia los activos de riesgo, especialmente aquellos ligados a las materias primas, y esto podría continuar por un día o dos", dijo Tomomi Yamashita, un asesor de fondos de Shinkin Asset Management en Tokio.

Los papeles de Toyota Motor cerraron planos luego de que reguladores estadounidenses abrieron una investigación acerca de si la automotriz actuó a tiempo para retirar autos por un problema de aceleración.

En Seúl, las acciones subieron 1,7% luego de que datos industriales estadounidenses avivaron la compra de acciones financieras y tecnológicas de firmas extranjeras, pero un declive en el dólar y el fortalecimiento del won limitaron las ganancias de exportadores.

Las acciones australianas subieron 2,2%, su mayor repunte diario en dos meses y medio. Las mineras BHP Billiton y Rio Tinto treparon 2,1% y 3,3%, respectivamente, gracias a que los inversores que ven un fuerte crecimiento en Asia se volcaron a las mineras.

El índice dólar, un indicador que mide a la moneda estadounidense contra otras seis divisas, casi no registraba variantes tras perder 0,8% en la sesión previa y tocar su peor nivel en una semana. Fue su mayor descenso desde noviembre.

El euro se mantenía firme tras apreciarse el martes 1,3% contra el dólar. Sin embargo los inversores siguen cautelosos, atentos a los problemas de deuda de Grecia que aún no se han resuelto y la moneda europea sigue sensible a noticias fiscales negativas.

El euro se negociaba a 1,3769 dólares.

En tanto, el crudo estadounidense ganaba 49 centavos y se negociaba a US$77,50 por barril tras subir 3,9% el día previo, en su mayor ganancia porcentual desde el 30 de septiembre.