Singapur. Las acciones de recursos naturales alejaron este martes a las bolsas de Asia de mínimos de tres meses, luego de que datos estadounidenses de manufactura aumentaron la esperanza de que la recuperación económica global cuenta con un sólido apoyo.

Sin embargo, el dólar australiano se hundió, empujando a la baja al euro, luego de que el Reserve Bank of Australia (RBA) no subió su tasa de interés, en una decisión que sorprendió a los mercados y enfatizó el nerviosismo de los inversores por el impacto de los ajustes económicos en China.

El RBA, al explicar su decisión, citó el impacto de tasas hipotecarias más altas en el país, mientras que hizo notar que China había comenzado a reducir el estímulo que ha provisto a su economía, un proceso de ajuste que ha afectado a los mercados globales en las semanas recientes.

Los inversores se ponen nerviosos cuando "sienten que el motor más fuerte de crecimiento, que es China, está frenado un poco a un auto que va extremadamente rápido", dijo Khiem Do, jefe del grupo Baring Asset Management, que supervisa US$50.000 millones.

El índice promedio japonés Nikkei cerró 1,63% al alza, impulsado por Toyota Motor Corp, que saltó 4,5% después de la firma que detalló el lunes sus planes para reparar millones de vehículos equipados con aceleradores defectuosos en Estados Unidos y Europa.

El repunte en los papeles de la mayor automotriz del mundo se produjo tras un desplome de casi 18% durante los últimos siete días de operaciones.

Las mineras australianas exhibían los mejores desempeños en Asia a medida que los precios de los metales subían por la esperanza sobre la economía mundial.

Esas acciones, así como los minoristas impulsados por la decisión del banco central, ayudaron a los papeles en Australia a subir 1,8%.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía 0,22%, alejándose de mínimos de tres meses. Las acciones en Corea del Sur y Taiwán eludieron la tendencia general, cerrando a la baja.

El yen se alejó de mínimos iniciales contra importantes divisas, mientras que el dólar australiano cayó cerca de un centavo contra el dólar estadounidense en cuestión de minutos, luego de que el RBA mantuvo su tasa en 3,75%.

La fuerte reacción en el dólar australiano se traspasó a otras importantes divisas, con el euro cayendo inicialmente contra el dólar.

El euro tocó un mínimo intradiario cerca de US$1,3885, pero más tarde recortó sus pérdidas para quedar a US$1,3928, casi plano en la jornada.

Los mercados se preparan para una gran semana, con una serie de reuniones de bancos centrales en distintos países y varios reportes económicos provenientes de Estados Unidos, culminando con los datos laborales que se darán a conocer este viernes.

El petróleo recortaba ganancias a medida que se fortalecía el dólar, con la atención del mercado concentrándose en un pronóstico de inventarios de crudo estadounidense sin movimientos, luego de que los precios pasaron los US$75 más temprano por el optimismo sobre la economía.

A las 06.40 GMT, los futuros del crudo estadounidense subían 22 centavos, a US$74,65 el barril, luego de tocar US$75,44 más temprano, un rebote de casi tres dólares desde los mínimos para 2010 que alcanzaron la semana pasada.