Singapur. Las bolsas en Asia subieron este lunes luego de que datos mostraron que los empleadores estadounidenses crearon trabajos el mes pasado a su ritmo más rápido en tres años, aumentando la esperanza de una recuperación económica sostenida.

El referencial estadounidense S&P 500 trepó 0,4% durante la jornada en Asia luego de darse a conocer el reporte laboral, superando un máximo intradiario registrado este viernes en una sesión abreviada de futuros.

La mayoría de los mercados en Estados Unidos y Europa estuvieron cerrados por el feriado de Viernes Santo cuando los datos de empleo fueron reportados.

Pero el volumen de negocios en Asia era más débil que lo usual, con los mercados en Australia, China, Hong Kong, Taiwán y Nueva Zelandia cerrados por un feriado. Los mercados en Europa permanecerán cerrados, pero en Estados Unidos reabrirán sus puertas.

Las nóminas de empleos no agrícolas en Estados Unidos crecieron en 162.000 puestos durante marzo, su mayor repunte desde marzo de 2007 y su tercer incremento desde que la recesión comenzó a sentirse a fines de 2007.

Esta es la señal más sólida hasta el momento de que la recuperación económica en el país va bien encaminada y necesita menos ayuda del gobierno.

La tasa de desempleo, sin embargo, se mantuvo fija en 9,7% por tercer mes consecutivo, dijo este viernes el departamento del Trabajo estadounidense.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía este lunes 0,39%.

En Japón, el referencial Nikkei cerró con un alza de 0,47%, a 11.339,30 puntos, luego de trepar hasta 11.408,17, un nuevo máximo en 18 meses, gracias a que automotrices como Honda Motor y Toyota Motor continuaron subiendo gracias a un salto en las ventas de autos en Estados Unidos durante marzo.

El índice de la bolsa de Tokio también recibió apoyo por la caída del yen la semana pasada a un mínimo en siete meses contra el dólar.

El declive del yen puede ayudar a los exportadores nipones, ya que hace más competitivos a sus productos y puede incrementar sus ganancias en el extranjero al ser repatriadas.

El dólar más tarde se depreció contra el yen cuando los operadores tomaron ganancias luego de que el billete verde tocó su máximo en más de siete meses al comienzo de la sesión.

En una sesión con un escaso volumen de operaciones por el feriado, el dólar subió casi hasta la marca de 95 yenes, sumándose a un avance de 2,8% la semana pasada, luego del reporte de datos laborales, pero más tarde retrocedía a 94,45 yenes.

Los futuros del crudo estadounidense subían 49 centavos, a US$85,36 el barril.