Singapur. Las bolsas en Asia tocaron este martes máximos en tres meses, extendiendo una recuperación de dos semanas, impulsadas por sólidos datos económicos en Estados Unidos y un aparente deshielo en las tensiones entre Washington y Pekín sobre el yuan.

En tanto, el dólar se mantenía cerca de máximos en siete meses contra el yen, apoyado por un alza en los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense.

Por su parte, el dólar australiano avanzó luego de que el banco central de ese país elevó 25 puntos básicos su tasa de interés, avivando la expectativa de que hará lo mismo en mayo.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía 0,57% gracias a señales de que la recuperación global se está fortaleciendo, con datos que mostraron el lunes que el sector estadounidense de servicios creció a su ritmo más veloz en cuatro años durante marzo.

El índice bursátil de Taiwán inicialmente avanzó 1% y luego recortó ganancias, mientras que Yakarta alcanzó un nuevo máximo antes de retroceder.

Pero algunos de los mercados bursátiles de Asia se esforzaban por conservar el impulso luego de tocar máximos sucesivos durante la semana pasada.

En Japón, el referencial Nikkei cayó 0,5% debido a que los operadores tomaron beneficios luego de días sucesivos en los que se superaron máximos en 18 meses.

Por su parte, el índice KOSPI de la bolsa de Seúl cerró casi sin variaciones pese al pronóstico de Samsung Electronics que apunta a una ganancia trimestral récord.

La debilidad en los papeles surcoreanos aún después de que Samsung alcanzó un nuevo máximo sugiere que los inversores ya habrían descontado las estimaciones optimistas de compañías, lo que podría limitar mayores avances en los próximos meses.

El KOSPI, que cuenta con un fuerte componente tecnológico, ha trepado 10% en los últimos dos meses. Samsung ganó casi 20% en las últimas semanas, pero este martes cerró a la baja 0,1%.

En los mercados de divisas, el yuan se afirmaba más este martes en los mercados a futuro en el extranjero.

Ese movimiento llevaba su apreciación implícita en el período de un año a un poco más del 3 por ciento, luego de que los mercados en Shanghái abrieron sus puertas tras un fin de semana largo en medio de especulaciones acerca de que la moneda podría revalorizarse, aunque sea de forma modesta.

"China está más o menos alistándose para un ajuste en la divisa. Creemos que éste ocurrirá en las próximas cuatro a cinco semanas", dijo Mirza Baig, estratega de divisas de Deutsche Bank.

"La clase de ajuste podría no ser la que los mercados esperan. Creemos que China podría estar avanzado hacia permitir fluctuaciones de dos vías en la tasa de cambio dólar/China, en lugar de una mera apreciación de una vía", agregó.

El dólar se fortalecía este martes 0,35% contra una canasta de divisas. La divisa estadounidense se depreciaba a 93,95 yenes, mientras que el euro retrocedía a US$1,3410 dólares.

El petróleo cedía 16 centavos, a US$86,46 por barril debido a la fortaleza del dólar, alejándose del máximo en 18 meses a cerca de US$87 que tocó la jornada anterior por las esperanzas de que la recuperación estadounidense se esté acelerando.

Los precios del petróleo treparon más de 8% en las cinco sesiones anteriores al lunes, su racha ganadora de cinco días más pronunciada en lo que va del año, lo que a su vez llevó a un repunte en las acciones de las compañías energéticas.