Sidney. Las bolsas de Asia sufrieron este lunes su mayor pérdida en 10 semanas luego de que se presentaron acusaciones de fraude contra Goldman Sachs y China tomó medidas drásticas contra la especulación en bienes raíces, dando una excusa a los inversores para una toma de beneficios.

El retroceso desde máximos de varias semanas fue acompañado por un declive en los precios de las materias primas, al tiempo que beneficiaba activos caratulados como menos riesgosos. Los precios de los bonos soberanos, el yen y el dólar mostraban subidas.

Sin embargo algunos inversores y analistas pensaban este lunes que el cambio de tendencia del lunes era sólo temporario, dadas las expectativas de que las acciones y las materias primas iban a retroceder de cualquier manera tras los recientes repuntes.

"No veo esto como el comienzo de un mercado bajista", dijo Bratin Sanyal, jefe de acciones asiáticas de ING Asset Management en Hong Kong. "El mercado ha subido con demasiada fuerza, un poco de corrección era esperable", agregó.

Las bolsas de Asia ya han descontado que las compañías reportarán fuertes resultados al recuperarse la economía mundial. Por lo que podrían moverse marginalmente mientras los inversores esperan que esas ganancias se materialicen.

Las acusaciones de fraude de la Comisión de Valores de Estados Unidos contra Goldman pesaron sobre las acciones de bancos de la región pese a que la mayoría de los bancos asiáticos estuvo lejos del negocio de las hipotecas subprime, a diferencia de sus pares estadounidenses.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas perdía 2,26%, su mayor descenso diario desde el 5 de febrero, y retrocediendo aún más desde el máximo de 22 meses tocado el jueves.

En Tokio, el índice Nikkei perdió 1,7%, tras haber perforado su promedio de movimiento de 25 días.

Mitsubishi UFJ Financial Group, el principal banco japonés, cayó 3,1%, mientras que Mizuho Financial Group perdió 2,7%.

Las acciones de aerolíneas y compañías de turismo también caían al seguir suspendidos la mayoría de los vuelos en Europa.

Las acciones en Shanghái cayeron 4,8%, por debajo de los 3.000 puntos, en tanto en Hong Kong el referencial Hang Seng perdió 2,1% luego de que Pekín anunció medidas nuevas el fin de semana para controlar la especulación inmobiliaria.

El precio del petróleo caía casi 2%, a menos de US$ 82 por barril.

El cobre, que la semana pasada alcanzó un máximo de 20 semanas, también caía, aunque los analistas dijeron que las pérdidas solamente reflejaban las caídas en los precios de las acciones y la perspectiva para la demanda de metales.

En los mercados de divisas, el yen se negociaba en máximos de un mes a 91,85 unidades por dólar.

El dólar también recibía impulso y subía 0,3% en el índice que mide su desempeño contra una canasta de monedas.