Londres. Las bolsas europeas caían el martes presionadas por las acciones de bancos y empresas de materias primas, mientras los inversionistas esperaban los reportes de resultados de las firmas de Estados Unidos.

A las 1125 GMT, el índice paneuropeo FTSEurofirst 300 caía 0,2% a 1.099,32 puntos. El índice ha subido en torno a 70% desde que alcanzó su mínimo histórico a principios de marzo de 2009.

El sector bancario se encontraba entre los de peor evolución, retrocediendo tras las ganancias registradas en la sesión anterior. Las acciones de Deutsche Bank, BNP Paribas, Societe Generale y Lloyds Banking Group perdían entre 0,4% y 0,7%.

Los inversores seguían con la vista puesta en Grecia, que emitirá títulos de renta fija a corto plazo por 1.200 millones de euros, poniendo a prueba el apetito del mercado después de que los países miembros de la zona euro acordaron proporcionar un paquete de ayudas de 30.000 millones de euros para el endeudado país. Están previsto que los resultados se conozcan durante la mañana.

El mercado mostraba cautela de cara a los resultados empresariales de Estados Unidos.

"Los mercados asiáticos caían y estamos esperando a nuevas publicaciones de resultados", dijo Giuseppe-Guido Amato, analista de Lang & Schwarz en Francfort.

"Creo que hemos corrido demasiado lejos demasiado rápido. Hemos llegado a niveles elevados, así que tenemos que tener cuidado y estar pendientes", añadió.

Tras el cierre de los mercados estadounidenses el lunes, el gigante del aluminio Alcoa dio el inicio a la temporada de resultados en la primera economía del mundo, con unas pérdidas en línea con las estimaciones, aunque los ingresos fueron más bajos de lo esperado.

Las mineras bajaban por segunda sesión consecutiva, tras la pérdida del oro de los máximos de cuatro meses el pasado lunes.

Los papeles de Antofagasta, BHP Billiton, Rio Tinto y Xstrata retrocedían entre 0,8% y 1,6%.

Los valores de energía también retrocedían por segundo día consecutivo ante la caída del crudo hasta por debajo de los 84 dólares por barril, ya que el pronóstico de un incremento en los inventarios generaba preocupación por un posible exceso de oferta y estancamiento de la demanda.

Los papeles de BG Group, Royal Dutch Shell y Total caían entre 0,2% y 0,7%.