Brasilia. El gobierno federal de Brasil espera que su deuda se dispare 15,5% en 2010, dado que emitirá más papeles para financiar gasto y reestructurar bonos por vencer, dijo este martes el Tesoro Nacional.

Se prevé que la deuda de Brasil crezca hasta 1,73 billones de reales (US$950.000 millones) este año, añadió en su informe anual.

La deuda pública federal cerró 2009 en 1,497 billones de reales (US$815.803 millones), una expansión de 7,2% frente a los 1,397 billones de reales de fines del 2008, agregó.

"La mejoría en las perspectivas de los agentes permitió que el Tesoro Nacional adoptara estrategias para mejorar el perfil de la deuda, con mayor participación de títulos prefijados y con plazos más largos, lo que se reflejó en una menor proporción de deuda por vencer en el corto plazo", precisó.

En el año, el porcentaje de bonos con tasas prefijadas -considerados los mejores para la administración de la deuda- subió a 32,2% de la deuda total, frente a 29,9% en diciembre de 2008, y fue mejor que la estimación del Tesoro para 2009 entre 24% y 31%.

La deuda con vencimiento hasta 12 meses representaba 23,6% del total.

La participación de los títulos corregidos por la tasa de interés referencial Selic creció a 33,4% del total, desde 32,4% en 2008.

Previsión para 2010. Las necesidades de financiamiento bruto para 2010 deberían sumar 400.100 millones de reales, con 359.700 millones de reales provenientes del vencimiento de deuda interna y 12.600 millones de reales de obligaciones de bonos extranjeros.

El Gobierno reservó 79.500 millones de reales del presupuesto del 2010 para pagar vencimientos de bonos, dejando las necesidades de financiamiento neto de este año en 320.600 millones de reales.

El Tesoro brasileño espera mantener la deuda a corto plazo, o bonos con vencimiento a 12 meses o menos, por debajo del 30% del total.

El gobierno espera que hasta 37% de la deuda total sea en bonos a tasa fija, otro 28% en papeles ligados a inflación y hasta 34% en deuda a tasa flotante.