Sao Paulo. La recuperación de la demanda en Brasil podría elevar los precios, dijeron las autoridades del Banco Central, las que agregaron que están preparadas para cambiar su postura de ser necesario.

En las minutas de su reunión de política monetaria del 26 y 27 de enero, dadas a conocer el jueves, los consejeros del banco observaron que el estímulo económico estaba reduciendo las debilidades que aún permanecen en la economía.

Los consejeros se comprometieron a vigilar las presiones inflacionarias de corto plazo para prevenir que se extiendan al largo plazo.

En el encuentro de la semana pasada, los consejeros mantuvieron la tasa referencial de interés Selic en un mínimo histórico de 8,75%, pero modificaron sustancialmente la redacción del comunicado que acompañó la decisión.

La declaración de la semana pasada destacó que el Banco Central observaría la evolución del escenario macroeconómico de Brasil para decidir sus próximos pasos.

Las similitudes entre ese comunicado y otros emitidos en enero y en marzo de 2008, que antecedieron la última ronda de endurecimiento monetario, provocó que algunos analistas especularan con que podría haber un alza de tasas a partir de abril de este año.