El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Luiz Alberto Figueiredo, recibió hoy a su homólogo indio, Salman Khurshid, con quien ratificó la meta de que el comercio entre ambos países llegue a 15.000 millones de dólares para 2015.

"Pedimos a los empresarios un mayor esfuerzo e implicación en los esfuerzos gubernamentales", declaró Khurshid en una rueda de prensa junto a Figueiredo, quien sostuvo que se trata de una meta "posible" y "real".

Para lograr ese objetivo, el actual intercambio entre dos de las grandes potencias emergentes deberá aumentar un 50%, tras haber sumado unos US$10.000 millones en 2012.

Con ese fin, equipos técnicos de ambos países analizarán las posibilidades que existen en diversos sectores de la economía, entre los cuales el ministro indio citó la agricultura y la energía, con un particular énfasis en el área petrolera.

Khurshid dijo que empresas indias, tanto privadas como públicas, están interesadas en concursar en licitaciones de yacimientos de hidrocarburos que serán realizadas en Brasil y, en particular, en el llamado "presal", un nuevo horizonte petrolero situado en aguas profundas del océano Atlántico.

Asimismo, los ministros se comprometieron a promocionar entre los empresarios brasileños e indios las oportunidades de inversión que ofrecen ambos países y a realizar ferias sectoriales conjuntas, a fin de identificar nuevas oportunidades de negocios y cooperación.

Los ministros también revisaron diversos asuntos de la agenda global y del foro BRICS, que ambos países integran junto con Rusia, China y Sudáfrica.

En ese sentido, ratificaron que el BRICS, como acordó en marzo pasado en Sudáfrica, pretende sentar las bases del banco de fomento del grupo durante el primer trimestre del año próximo.

Figueiredo dijo que esas bases pudieran terminar de acordarse durante la cumbre que los cinco países celebrarán en Brasil, que hasta ahora está prevista para celebrarse en la ciudad de Fortaleza en marzo del año próximo.

Ambos ministros encabezaron hoy la sexta reunión anual de unas comisiones bilaterales que analizaron diversos aspectos de las relaciones en los ámbitos comercial, económico, científico, cultural y tecnológico.

En el marco de esa reunión, Brasil e India firmaron además un acuerdo para evitar la doble tributación y otro que establece una mayor cooperación en el sector judicial.