Río Janeiro. Los precios al consumidor de Brasil subieron a su mayor ritmo en casi dos años en enero, lo que fortalece la advertencia del banco central en cuanto a que la recuperación económica podría estar generando presiones inflacionarias.

El oficial Índice de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) registró un alza de 0,75% en enero, más del doble del ascenso de 0,37% de diciembre, informó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El incremento corresponde al mayor aumento mensual desde el avance de 0,79% registrado en mayo de 2008, indicó el IBGE.

La cifra de enero fue superior a la mediana de las estimaciones alcanzada en un sondeo de Dow Jones Newswires a 14 analistas, la que apuntaba a un alza de 0,68%.

Las cifras de inflación de enero mostraron que la tasa IPCA a 12 meses subió a 4,59%, sobre la meta de 4,5% prevista para fines de 2010 por el gobierno, aunque dentro del extremo superior del rango de tolerancia de 6,5%.

El alza de los precios al consumidor aumentará las expectativas de que el Banco Central de Brasil ajustará la política monetaria en el futuro cercano, posiblemente a partir de la reunión de abril del Comité de Política Monetaria del banco.

El IBGE señaló que los precios de los alimentos -que tienen la mayor ponderación en el índice- subieron en enero 1,13%, lo que se compara con el alza del 0,24% en diciembre.

Los precios no relacionados con los alimentos también se elevaron en enero debido a alzas en los precios del transporte y los combustibles. Los precios no relacionados con los alimentos subieron 0,64% en enero frente al aumento del 0,41% de diciembre, indicó el IBGE.