Brasilia. El Banco Central de Brasil mantuvo el miércoles su tasa de interés en un mínimo histórico, como descontaba el mercado, diciendo que una reciente huelga de camioneros podría llevar a una recuperación económica más lenta que lo esperado al tiempo que impulsa la inflación de manera temporal.

El comité de política monetaria de nueve miembros, conocido como Copom, mantuvo la tasa de interés referencial Selic en un 6,5 por ciento por tercera reunión consecutiva, después de recortarla en 775 puntos básicos desde octubre de 2016.

Los 40 economistas consultados por Reuters esperaban que el banco mantuviera sin cambios el costo del endeudamiento.