Sao Paulo. El gobierno brasileño y el Fondo Monetario Internacional (FMI) firmaron un acuerdo técnico, bajo el cual Brasil comprará hasta US$10.000 millones en notas del organismo internacional durante los próximos dos años.

El gobierno brasileño expresó el año pasado su intención de participar en un programa del FMI para recaudar fondos de algunos miembros como una forma de expandir las operaciones crediticias para países necesitados afectados por la crisis de crédito internacional.

Las compras representarán la primera vez que Brasil se convierte en acreedor del FMI.

Las notas del FMI estarán denominadas en derechos especiales de giro del FMI, que representan una cesta de monedas. Los instrumentos pagan un interés trimestral.

En un comunicado conjunto, el Ministerio de Hacienda y el Banco Central de Brasil señalaron que la compra de notas no alterará sustancialmente la posición de las reservas internacionales del país, sino que sólo su composición.