Singapur. Las bolsas en Asia tocaron mínimos de varios meses, el euro retrocedió y las divisas de alto retorno se debilitaron el martes por el temor a que los problemas de deuda soberana en Europa puedan desencadenar una renovada crisis en el sector bancario del continente.

El aumento de las tensiones y los rumores de guerra en la península coreana también pusieron nerviosos a los inversores en el este de Asia.

La respuesta vacilante del Viejo Continente a la crisis de deuda en Grecia ha agitado a los mercados en las últimas seis semanas, y la intervención durante el fin de semana de una caja de ahorro española por parte del banco central local aumentó el temor a un colapso mayor.

"La situación con el banco español pone nerviosos a los inversores porque aumenta la sospecha de que hay algo más que está ardiendo y que no se puede ver", dijo Hiroichi Nishi, asesor general de la división de valores de Nikko Cordial Securities en Tokio.

Las condiciones de financiamiento para los bancos se han ido restringiendo, y las instituciones en Estados Unidos cada vez son más reacias a negociar con firmas que tienen una gran exposición a Europa.

Los mercados de dinero también han mostrado una renuencia a dar crédito, particularmente a largo plazo, aumentado el temor a que las dificultades para el financiamiento en dólares podrían perjudicar aún más a los bancos debilitados.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio cedió un 3,1% y cerró en un mínimo en seis meses por debajo de un nivel clave de soporte a 9.500 puntos. El referencial suma un retroceso de un 17% desde el máximo en 18 meses que tocó a principios de abril.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas perdía un 4,3%, alcanzando su mínimo