Caracas. La Corporación Andina de Fomento (CAF) prevé que América Latina crezca en torno a 4% en 2010 y 2011, pese a los riesgos que enfrenta la región por problemas estructurales de ahorro e inversión, dijo este martes el jefe del organismo multilateral, Enrique García.

El funcionario consideró que ese crecimiento no es suficiente para superar los desafíos que enfrenta la región como el desempleo y la pobreza, pero afirmó que es un número positivo tras la caída de 1,9% en 2009, cuando la crisis global derrumbó sus ingresos por exportaciones.

"América Latina a va a tener un crecimiento entre 4% y 4,5% (en 2010)", dijo García en el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina.

"Eso además lo va a realizar en un marco de estabilidad macroeconómica. Ha construido una base sólida de reservas internacionales, no hay problemas de deuda externa", afirmó.

Brasil, la mayor economía latinoamericana, se expandiría por encima de 5%, lo que compensará la caída o el crecimiento marginal que se presentará en "muy pocos países de la región", dijo García.

Para 2011, la CAF estima que el crecimiento de América Latina se ubique en torno a 4%.

Desafío social. García considera que el principal riesgo para la región es que los gobiernos se acomoden ante un nuevo auge en los precios de las materias primas, motor económico de la región, sin concretar planes de desarrollo sustentable.

"América Latina todavía es una región que invierte y ahorra poco. El crecimiento promedio de 4,5% es interesante (...) pero es insuficiente para resolver en forma sostenible los problemas de empleo, de marginalidad", señaló.

La CAF estima que la región debe alcanzar tasas de crecimiento de 6% interanual para no quedar rezagada en el contexto económico global.

En el corto plazo, América Latina tendría que competir duramente por financiamiento si se expandiese la crisis de deuda en Europa tras la rebaja en la calificación soberana de Grecia, Portugal y España.

Inversores han vendido activos griegos por meses, desde que el país reveló un déficit presupuestario en 2009 que doblaba la expectativa del mercado.

Según García, América Latina también tendría que enfrentar el endurecimiento de las leyes migratorias en los países desarrollados, lo que podría generar desequilibrios en su empleo y una caída en las vitales remesas que financian algunas economías más débiles de América Latina.

Por otra parte, la corporación estima alcanzar un nivel de préstamos a socios a 2015 por entre US$14.000 y US$15.000 millones, mientras que para este año estima que prestará unos US$10.000 millones, un incremento de 9% respecto a los otorgados en 2009.

La CAF es una de las principales fuentes financieras de América Latina y el Caribe.