Tokio. Moody's Investors Service dijo este jueves que cualquier cambio próximo en la calificación de Grecia dependerá de que Atenas implemente sin inconvenientes su reforma fiscal, tal como prometió.

"Tenemos que analizar los hechos y si el gobierno de Grecia va a hacer lo que prometió", expresó Pierre Cailleteau, jefe de calificaciones soberanas globales de Moody's, en una entrevista con Reuters.

La competidora de Moody's, Standard and Poor's, dijo este miércoles que podría rebajar la calificación "BBB+" de Grecia en uno o dos escalones dentro de un mes, diciendo que los riesgos sobre el crecimiento económico podrían complicar la marcha del plan para reducir el déficit fiscal.

Cailleteau adelantó que si en el próximo par de meses Moody's ve que Atenas está implementando su plan en línea con lo prometido, podría mantener la calificación donde está o incluso estabilizar la perspectiva.

"O si vemos, basados en pruebas concretas, que hay una desviación del plan, cambiaremos nuestra calificación. Una pequeña desviación llevaría a una pequeña rebaja y una gran desviación -que consideramos improbable- conduciría a una gran rebaja", explicó Cailleteau.

Moody's dijo a inicios de este mes que la endeudada Grecia podría enfrentar el riesgo de una rebaja en su calificación de varios escalones si sus finanzas públicas seguían siendo insostenibles.

La agencia califica actualmente la deuda de Grecia a largo plazo con "A2" y panorama negativo.

"Queremos evaluar la calificación rápidamente, pero al mismo tiempo somos gente razonable. No se puede esperar que un Gobierno consiga cambiar la posición fiscal en unas pocas semanas", dijo Cailleteau.

Grecia se comprometió a reducir este año su déficit fiscal en 4 puntos porcentuales, a 8,7% del Producto Interno Bruto. Para mediados de marzo deberá demostrar a la Unión Europea que su plan marcha de acuerdo a lo planeado, o de lo contrario deberá tomar medidas adicionales.

El temor por la salud de la deuda pública griega ha golpeado al euro en las últimas semanas.