Shanghái. Canadá se opone a un impuesto global al sector bancario y espera que ésta sea la opinión prevaleciente en la cumbre del G20 de la que será anfitrión el mes próximo en Toronto, dijo el martes Stockwell Day, presidente del Tesoro canadiense.

En la reunión de líderes del G20 -que reúne las economías más importantes del mundo desarrollado y emergente y representa cerca de 80% del Producto Interno Bruto (PIB) del mundo- se discutirán asuntos económicos claves, como una regulación bancaria más estricta.

El gobierno conservador canadiense sostiene que, debido a sus reglas más estrictas, los bancos locales no explotaron algunos de los acuerdos lucrativos que eventualmente causaron problemas a sus homólogos en Estados Unidos y Europa.

Por esto, la banca canadiense no necesitó rescates y sería injusto someterla ahora al cobro de un impuesto, sostiene Canadá.