México D.F. La inflación está bien anclada en México, pese a las recientes alzas de impuestos y de los precios del combustible, y no se ven presiones todavía para elevar las tasas de interés, dijo este martes el presidente del banco central mexicano, Agustín Carstens.

"La inflación va a repuntar temporalmente este año, pero a fines de 2011 volverá a su rango meta", afirmó Carstens en un evento en la capital española.

El banco central tiene como objetivo de largo plazo mantener una inflación de 3%. La inflación a tasa anual fue de 4,17% a mediados de enero.

"Estamos viendo los efectos transitorios de un alza en el Impuesto al Valor Agregado y en los costos del combustible y por tanto no hay necesidad de cambios monetarios. Las presiones inflacionarias están bien ancladas y no hay problema por ahora", agregó Carstens.

Las tasas de interés en México se mantuvieron en enero en un mínimo de seis años de 4,5%.

El funcionario añadió que espera que la economía crezca cerca de 4% en 2010, después de contraerse en torno a 7% en 2009, con una expansión de alrededor de 1,3% a 1,4% en el cuarto trimestre del año pasado.

A fines de enero, Carstens dijo que la economía crecería entre 3% y 4% este año.

El jefe del banco central dijo que después de un "año feo" para México en 2009, se vería una recuperación en 2010, y que los sectores manufacturero e industrial serían los principales motores de ese crecimiento.