Washington/Nueva York. La Casa Blanca y un importante regulador de Estados Unidos atacaron a los bonos de Wall Street, en momentos en que los bancos más grandes del país se preparan para entregar recompensas que críticos dicen que sólo fueron posibles por los rescates gubernamentales.

En medio de reportes de que los pagos podrían promediar los cientos de miles de dólares por ejecutivo en algunos bancos, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo que algunos ejecutivos de Wall Street "siguen sin entender" cuando se trata de repartir bonos en empresas rescatadas por el gobierno.

En tanto, el fiscal general de Nueva York, Andrew Cuomo, pidió a los ocho bancos más grandes que recibieron dinero de rescate por el Programa de Alivio para Activos en Problemas del Gobierno (TARP) que entreguen datos sobre los pagos de bonos esperados por 2009.

Los bancos son Bank of America Corp, Bank of New York Mellon Corp, Citigroup Inc, Goldman Sachs Group Inc, JPMorgan Chase & Co, Morgan Stanley, State Street Corp y Wells Fargo & Co.

Los bonos generalmente representan la mayor parte del pago anual de los banqueros y de los operadores mejor pagados, y regularmente alcanzan montos en dólares de siete dígitos y ocasionalmente de ocho.

En algunos bancos, cerca del 50% de los ingresos se usan en compensaciones, lo que deja menos dinero disponible para los accionistas que mantienen el poder de votar en contra de los directores, quienes son responsables de supervisar los pagos en general.

Contribuyentes. En cartas dirigidas a ocho bancos, Cuomo pidió detalles para el 8 de febrero sobre si se usará efectivo o acciones en las compensaciones, cómo los bancos relacionan los pagos con el desempeño, cuánto influyó el dinero del TARP en los pagos y si se pueden recuperar las compensaciones en caso de que la fortuna del banco empeore.

"Algunos bancos hicieron mucho dinero, en algunos casos, porque los contribuyentes les dieron mucho dinero", dijo Cuomo en una rueda de prensa. Citando la tasa de desempleo del país, de 10%, añadió que "los contribuyentes aún están pagando ese costo."

Si bien los grandes pagos probablemente provoquen la ira del Congreso, de críticos de los gobiernos corporativos y los accionistas, muchos bancos creen que son necesarios para retener a los talentos.

Comisión legislativa. Gibbs dijo que el presidente Barack Obama quería incluir en su próximo proyecto de presupuesto una provisión para asegurar que los fondos de los rescates financieros se paguen en su totalidad.

En tanto, se espera que una comisión del Congreso comience el miércoles una audiencia sobre las causas de la crisis financiera, lo que incluye evaluar si las altas compensaciones llevaron a una toma de riesgo desproporcionada.

Entre quienes se espera que testifiquen se encuentran el presidente ejecutivo de Bank of America, Brian Moynihan; el presidente ejecutivo de Goldman, Lloyd Blankfein; el presiente ejecutivo de JPMorgan, Jamie Dimon y el presidente del directorio de Morgan Stanley, John Mack.