Latinoamérica ha venido arrastrando el “karma de la desigualdad” a lo largo de los años, debido a las “tremendas brechas” productivas y de educación en la región, entre otras, dijo un experto de la Cepal.

“América Latina arrastra esta especie de karma de la desigualdad” por varias razones que “concurren” en la región, como las brechas productivas y educacionales, indicó Martín Hopenhayn, director de la División de Desarrollo Social de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), durante la inauguración de un Foro Internacional de Protección Social.

“Una primera razón es que tenemos en nuestras economías, en nuestra estructura productiva (...) unas tremendas brechas de productividad”, agregó.

Asimismo, señaló las brechas en la educación como otro de los factores que inciden en la desigualdad.

Del “20% más pobre” de los jóvenes entre 20 y 24 años “en torno al 25%” concluyen educación secundaria, mientras que “el 20% más rico (concluyen) en torno al 83-84%”, indicó citando estimaciones proporcionadas por la Cepal.

“Tenemos por un lado una estructura productiva que genera desigualdades, porque concentra el empleo en niveles de baja productividad, tenemos un sistema educativo que desarrolla capacidades de una manera muy desigual”, dijo.