El ministro de Economía, José Ramón Valente junto al director del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), Guillermo Patillo, serán recibidos en la Comisión de Economía luego de conocerse la denuncia de “indicios de manipulación” en cifras del IPC del año pasado.

La oposición busca reunir las firmas para una comisión investigadora, mientras expertos advierten de efectos a la credibilidad de los datos estadísticos del país.

Hay una arista judicial, con una investigación del Ministerio Público y otra arista política que está comenzando.

Todo esto respecto a la denuncia de “indicios de manipulación” en los Índices de Precios al Consumidor (IPC) de los meses de agosto y septiembre de 2018, detectada por la Unidad de Auditoría Técnica del INE, en donde se habría informado de una inflación 0,1% por arriba de lo que correspondía.

“Si fuera un 0,1 como dice el director, el impacto económico es mínimo no hay una gravedad del punto de vista del impacto directo, pero sí hay una gravedad por el desprestigio que incurre la institución”, manifestó Coeymans.

Es por esto que el titular de Economía y el director del INE, serán recibidos en la Comisión de Economía de la Cámara Baja para que expliquen esta grave situación. Había sido citado, sin embargo, el secretario de Estado a través de un oficio pidió, en paralelo, ser recibido.

Al mismo tiempo la oposición busca crear una comisión investigadora, cuyo objetivo explicó el diputado regionalista Pedro Velásquez.

“Ya hay un grupo importante de parlamentarios de oposición (…) esperamos que también se sumen los parlamentarios de Gobierno porque este es un tema país… a fin de iniciar una comisión investigadora pero con propuestas; investigar el gobierno anterior de la presidenta, Michelle Bachelet -me refiero al INE- y este periodo del actual gobierno”, detalló el legislador.

Una eventual manipulación que repercute en el bolsillo de las personas. Al calcularse las variaciones de la Unidad de Fomento (UF) de acuerdo al IPC, considerando todos los contratos indexados: créditos hipotecarios, seguros, los arriendos, planes de salud, y por otro lado, también el mercado de capitales.

El ex director del INE, del último año del primer gobierno del presidente Sebastián Piñera, Juan Eduardo Coeymans, desestimó un importante impacto en lo económico. Llamando a esperar que se aclare esta denuncia, ve un impacto en el prestigio del organismo.

“Si fuera un 0,1 como dice el director, el impacto económico es mínimo no hay una gravedad del punto de vista del impacto directo, pero sí hay una gravedad por el desprestigio que incurre la institución”, manifestó Coeymans.

Mientras, el investigador de Claples UC, David Bravo, en Expreso Bío Bío señaló que un hecho como el denunciado pone en duda todas las cifras estadísticas en el país, señalando que es necesario legislar urgente el fortalecimiento del INE, considerando que el organismo está cuestionado desde el Censo de 2012.

“Cuando se daña la reputación y la credibilidad de una institución estadística, todo se pone en duda. Espero que esto efectivamente se traduzca en que este proyecto adquiera prioridad”, detalló el especialista, agregando que con la inclusión de un Consejo Directivo se podrán evitar situaciones como las del Censo de 2012.

Voces de expertos y parlamentarios apuntan a agilizar la autonomía del INE, proyecto que está en la comisión de Hacienda del Senado.