Santiago. El gobierno chileno está trabajando en una serie de medidas para ayudar a quienes perdieron sus empleos tras el devastador terremoto que azotó al país a fines de febrero, señaló este lunes la ministra del Trabajo, Camila Merino.

El violento sismo del 27 de febrero, uno de los más fuertes que se haya registrado en la historia moderna y el posterior tsunami, cobraron la vida de cientos de personas y dejaron un saldo estimado de US$30.000 millones en daños.

"Aquí lo que más importa en este momento es cómo cuidamos el empleo y para ello trabajaremos unidos (con los líderes sindicales)", dijo Merino, tras una reunión con la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

El gobierno planea aumentar los cupos en los planes de empleo de emergencia en la asolada región del Bío Bío y las empresas privadas podrán postular a subsidios al empleo, señaló Merino.

El ministerio apunta a establecer incentivos para que las empresas eviten despidos tras el terremoto. La ministra añadió que los trabajadores que perdieron sus empleos podrían ser capacitados en construcción y obtener empleo en las obras de reconstrucción.

Merino indicó que los próximos seis meses serán muy complejos en cuanto al desempleo, pero después de eso, el empleo posiblemente aumentará gracias a la reconstrucción.