Pekín. China se enfrenta en 2010 a una mayor presión procedente de un incremento de los flujos de entrada de monedas extranjeras, dijo el martes en un comunicado el regulador chino de las divisas.

El elevado tipo de interés de China -en términos comparativos- y las expectativas de un alza del yuan, atraerán el ingreso de divisas, dijo la Administración Estatal de Divisas (SAFE, en inglés), que reiteró su temor a medida que la economía se recupera.

Las reservas de divisas de China, que incluyen dólares, euros y yenes, son básicamente seguras y se espera que se mantengan estables, dijo el comunicado.

SAFE reiteró que fortalecerá su supervisión de entradas de fondos no usuales y que promoverá la convertibilidad del yuan de forma sostenida.

Distintas posturas. El organismo también reconoció que hay diferentes posturas dentro del país sobre el asunto del tipo de cambio del yuan.

Yi Gang, director de la agencia y vicegobernador del Banco Popular de China, reiteró que el país continuará mejorando el mecanismo del tipo de cambio del yuan, pero que lo mantendrá relativamente estable.