Pekín. China dijo el sábado que en algún momento dejará que el yuan retome su fuerza, mientras comienza a dejar de lado las políticas ultra laxas que desarrolló para impulsar a la tercera mayor economía del mundo.

China está bajo una intensa presión de Estados Unidos y Europa para abandonar la tasa de cambio fija que instauró en cerca de 6,83 yuanes por dólar desde mediados del 2008, a fin de preservar la competitividad de sus exportadores durante la crisis financiera internacional.

En declaraciones durante una sesión anual en el Parlamento chino, el gobernador del banco central, Zhou Xiaochuan, dijo que Pekín finalmente tendría que dejar de lado su política "especial" para el yuan, una de una serie de medidas de emergencia para suavizar la detención del crecimiento.

"La práctica ha demostrado que estas políticas han sido positivas, contribuyendo a la recuperación de la economía de nuestro país y a la economía global", dijo Zhou en una conferencia de prensa.

Sin embargo agregó: "El problema de cómo salir de estas políticas surge tarde o temprano".China deberá ser cuidadosa a la hora de retirar el extraordinario estímulo sobre su economía desplegado desde fines del 2008.

"Si tenemos que salir de estas políticas irregulares y regresar a las políticas económicas ordinarias, debemos ser extremadamente prudentes sobre el momento que escojamos. Esto también incluye la política sobre la tasa de cambio de la moneda china", manifestó.

Pekín teme que una oleada de capital fluya hacia China cuando los especuladores vean al yuan fortalecerse.