Londres. El cobre subía 1,8% este viernes, repuntando de las pérdidas de la sesión previa, a medida que las acciones ascendían por la mejora del panorama económico.

Los inversores esperaban los datos oficiales de la evolución del empleo estadounidense el mes pasado, que saldrán por la mañana.

A las 1041 GMT, el cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) se cotizaba a US$7.500 la tonelada desde US$7.370 al cierre del jueves y comparado con un máximo en la sesión de US$7.503,75.

"Si uno mira los mercados asiáticos, estuvieron bastante más fuertes", dijo Daniel Brebner, analista de metales de Deutsche Bank en Londres.

"Los datos de Estados Unidos de ayer presentaron algunos números bastante decentes y la aversión al riesgo parece estar bajando un poco, porque hay alguna solución en Grecia", agregó.

"Parece que la confianza regresa a estos mercados", añadió. "Cuánto durará, nadie lo sabe. Los datos de las nóminas (laborales de Estados Unidos) de hoy podrían ser importantes".

Se prevé que los datos estadounidenses que salen a las 1330 GMT muestren que el número de trabajadores en Estados Unidos bajó en febrero porque las tormentas de invierno que azotaron partes del país mantuvieron a algunos empleados en sus casas.

No obstante, los analistas decían que si salen cifras económicas mejores de lo previsto, eso podría conducir a alzas de tasas de interés en Estados Unidos y a un retiro de las medidas de estímulo económico.

El aluminio se negociaba al máximo en cinco semanas de US$2.248 contra US$2.215.

El níquel se cotizaba a US$22.725 desde US$22.300, mientras que el plomo estaba a US$2.198 contra US$2.170.

El zinc cambiaba de manos a US$2.293 la tonelada desde US$2.259 y el estaño a US$17.525 desde US$17.250.