Londres. El cobre subía el lunes impulsado por datos del empleo estadounidense, que superaron las previsiones y alentaron esperanzas de una recuperación más fuerte de la primera economía mundial, al tiempo que los inventarios del metal han bajado.

El cobre referencial se cotizaba a US$7.560 la tonelada, a las 1109 GMT, desde US$7.545 la tonelada del pasado viernes. El metal tocó más temprano un máximo de US$7.629,75 la tonelada.

Los datos que dio el viernes el Departamento de Trabajo de Estados Unidos reflejaron que los empleadores eliminaron menos trabajos de lo previsto en febrero, respaldando las opiniones de que el país podría estar en camino a un mayor crecimiento.

"Hay más confianza de que Estados Unidos mejorará tras los datos del empleo", dijo David Wilson, analista de Societé Generale.

"Todavía hay un grado de nerviosismo sobre Europa, pero Asia se beneficia de China, que ha dicho que mantendrá el crecimiento y desarrollará su mercado de consumo”, agregó.

El primer ministro, Wen Jiabao, dijo la semana pasada que China, mayor consumidor mundial de metales industriales, buscará cerrar las divisiones sociales y alentar el crecimiento de factores domésticos por medio de un aumento de programas de bienestar público y gastos rurales.

Wen dijo al parlamento del país que la economía china enfrenta un panorama internacional nublado en 2010 y se aferrará a un curso de política estable este año, cambiando de ritmo si es necesario para contrarrestar el impacto persistente del racionamiento global del crédito.

Las existencias de cobre en los depósitos de la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) han caído en 9.000 toneladas desde el 2 de marzo a 541.575 toneladas. Los operadores también miran los warrants cancelados -material ya marcado para entrega- para tener indicios de la demanda.

Los warrants de cobre cancelados han subido a 29.625 toneladas desde 4.600 toneladas al 1 de febrero.

Estos warrants cancelados "están aumentando lentamente", dijo un operador de la LME. "En general las existencias de la LME parecen estar bajando, un buen indicio de que la demanda podría estar repuntando", añadió.

El aluminio para entrega en tres meses se negociaba a US$2.263 la tonelada desde US$2.230 al cierre del viernes. Más temprano tocó US$2.265, máximo desde el 21 de enero.

El zinc tocó US$2.410,75 la tonelada, máximo desde el 22 de enero. Luego se negociaba a US$2.390 desde US$2.349 y el plomo estaba a US$2.270 desde US$2.230.

El estaño se negociaba a US$17.625 desde US$17.400 y el níquel a US$22.720 desde US$22.395.