Bogotá. Colombia relajó sus metas de déficit fiscal para el 2010 y aplazó parte del gasto público debido al impacto de la crisis global sobre las cuentas del año pasado, anunció el ministro de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga.

La meta de déficit fiscal del Gobierno Nacional Central para este año fue revisada a 4,5% del Producto Interno Bruto (PIB), desde una previa de 4,3% del PIB.

La meta de déficit fiscal consolidado fue relajada a 3,7% del PIB, desde 3,5% previo.

Además, el gobierno proyectó que este año habrá ajustes en el gasto público por 4,2 billones de pesos (US$2.134 millones), equivalente a 0,8% del PIB.

Pese al cambio en las metas fiscales, el gobierno mantuvo su objetivo de crecimiento de la economía para este año en 2,5%, al reafirmar su proyección de que habría terminado 2009 en terreno positivo.

Zuluaga sostuvo que el país cumplió con todos los objetivos propuestos para el año pasado y cerró con un déficit fiscal consolidado de 2,7% del PIB y uno del Gobierno Nacional Central de 4,1% del PIB.

"Se harán los esfuerzos necesarios para garantizar la sostenibilidad fiscal", dijo Zuluaga a periodistas en una conferencia de prensa.

Para 2010, el ministro proyectó una tasa de cambio promedio de 2.048,3 unidades por dólar, una inflación de 3% y un precio del petróleo de US$60 el barril.

Según el Plan Financiero de este año, se emitirán bonos por US$500 millones, adicionales a los US$2.000 millones que se prefinanciaron en 2009, así como créditos con organismos multilaterales por US$1.750 millones.

Zuluaga aseguró que el país minimizará la entrada de dólares del Gobierno, conocidas como monetizaciones.

En el mercado interno, el gobierno estableció una meta de emisión total de títulos de deuda interna TES por 26,03 billones de pesos (US$13.230 millones), de los que se colocarán por subastas 13,03 billones de pesos (US$6.622 millones).

Además, se esperan privatizaciones por 4,4 billones de pesos (US$2.236 millones), incluida la venta de la eléctrica Isagen.