Bogotá.- Colombia dispone de 14,8 billones de pesos (US$3.659 millones) para enfrentar la crisis económica y social ocasionada por el coronavirus, pero no se endeudará para financiar los planes para contener la expansión de la enfermedad, dijo el miércoles el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.

El funcionario reveló que las medidas incluyen el giro de recursos a los programas de bienestar social para familias, jóvenes y ancianos vulnerables, además de la anticipación de un plan para devolverles a los sectores pobres el impuesto a las ventas (IVA).

"No vamos a salir al mercado a buscar más (títulos de deuda pública interna) TES, los recursos del orden de 14,8 billones de pesos corresponden a los que el país ha venido ahorrando en el Fondo de Estabilización Petrolero", dijo Carrasquilla a periodistas en una conferencia de prensa virtual.

El ministro aseguró que el Gobierno también tiene disponible alrededor de 48 billones de pesos (US$11.867,8 millones) en la banca pública para otorgar garantías de crédito a la pequeña, mediana empresa y a los hogares colombianos a través del sistema financiero.

El impacto sobre la cuarta economía de América Latina se ha sentido en el desplome de los mercados financieros internacionales y del petróleo, su principal generador de divisas, que se prolongará al menos durante los próximos meses.

Las medidas se adoptarán dentro del estado de emergencia que decretó el presidente Iván Duque el martes en la noche.

"Estamos enfrentando una situación difícil desde el punto de vista global y aquí en Colombia estamos articulando las medidas que nos permitan enfrentar la pandemia, pero también enfrentar sus efectos", dijo Duque más temprano en una declaración televisada.

Varias medidas. El mandatario anunció que dentro de las medidas adoptadas se destinarán más recursos para el sistema de salud, se congelarán las tarifas de agua potable, se garantizará el abastecimiento de alimentos y se otorgarán facilidades para la refinanciación o extensión para el pago de créditos de personas y empresas.

El país sudamericano ha reportado hasta el momento 93 personas contagiadas por el COVID-19, calificada como una pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El impacto sobre la cuarta economía de América Latina se ha sentido en el desplome de los mercados financieros internacionales y del petróleo, su principal generador de divisas, que se prolongará al menos durante los próximos meses.

"Vamos a tener un segundo trimestre muy difícil", reconoció Carrasquilla.

Hasta antes del contagio del COVID-19 Colombia tenía como meta una expansión de su economía de un 3,7%, con un objetivo de déficit fiscal del gobierno nacional central de 2,2% del PIB, números que el Ministerio de Hacienda aún mantiene.

El petróleo es el principal producto de exportación y la mayor fuente de ingresos del país. La compañía petrolera estatal Ecopetrol redujo sus planes de inversión para 2020 en 1.200 millones de dólares.

El caos del coronavirus en los mercados mundiales ha llevado al peso de Colombia a mínimos históricos frente al dólar, pero el Gobierno no ha considerado una intervención, dijo Carrasquilla.

Colombia ya prohibió el ingreso a su territorio por vía aérea de todos los ciudadanos extranjeros, con excepción de los residentes e integrantes de misiones diplomáticas, al tiempo que cerró todas sus fronteras terrestres, marítimas y fluviales.

Adicionalmente, suspendió las clases en escuelas, colegios y universidades, mientras prohibió todos los eventos públicos con un aforo de más de 50 personas.