Bruselas, EFE. El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) y responsable de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, aseguró que la economía europea emerge lentamente de la recesión y volverá a crecer en la segunda mitad del año.

"Entramos en la segunda mitad de 2013 en un entorno en el que se ha estabilizado la actividad económica y mejorado la confianza y en el que indicadores a corto plazo confirman de manera consistente la vuelta gradual a terreno positivo", dijo Rehn antes de participar en Moscú en la reunión de los ministros de Finanzas del G20.

Todo ello "apunta a la reanudación del crecimiento en el segundo semestre del año", recalcó el comisario finlandés, quien prevé también un "crecimiento modesto del empleo en 2014".

Sin embargo, el desempleo sigue en "niveles inaceptablemente altos" y "tenemos que hacer lo que esté en nuestros manos para hacer frente a este reto tan preocupante para nuestras sociedades", indicó Rehn.

En su opinión, los ministros de Finanzas de los países industrializados y emergentes deberían "reafirmar su compromiso con el crecimiento sostenible mediante estrategias presupuestarias sólidas y el reequilibrio de la economía global".

"Los desequilibrios se han acortado a nivel mundial con esta crisis, pero tenemos que seguir decididamente con nuestras políticas para garantizar que éstos no vuelvan a aumentar una vez se reanude el crecimiento", urgió Rehn.

El vicepresidente de la CE defenderá en Moscú la estrategia de la UE para apuntalar el proceso de recuperación, que se basa en cuatro pilares.

El primer elemento llama a seguir centrándose en la mejora constante de la sostenibilidad de las finanzas públicas "a un ritmo apropiado para cada país miembro", señaló.

La consolidación fiscal continúa en 2013, pero a un ritmo más lento que en 2012 y la CE prevé una mejora estructural de aproximadamente 0,8 puntos porcentuales este año, tanto en la eurozona como en la UE, la mitad que el ajuste registrado un ejercicio antes, indicó.

En segundo lugar, Europa debe mantener y donde se pueda acelerar el impulso a las reformas estructurales en competitividad, crecimiento y empleo, y los Estados miembros deben implementar su ambiciosa agenda para los próximos doce meses con "determinación", sostuvo Rehn.

El tercer pilar consiste en facilitar a las pymes el acceso a financiación, un factor esencial para un crecimiento sostenible.

El vicepresidente de la CE indicó que este problema se debe en parte a la reducida demanda crediticia pero también a la falta de concesión de préstamos por parte de los bancos debido al proceso de desapalancamiento y su esfuerzo por generar capital y reparar sus balances.

En este sentido, Rehn recordará a los ministros de Finanzas del G20 que la UE llevará a cabo una revisión en profundidad de la calidad de los activos de los bancos cuando el Banco Central Europeo (BCE) asuma la supervisión directa de las entidades de la eurozona.

El vicepresidente de la CE explicó Bruselas trabaja en una iniciativa para restaurar el flujo de créditos a la economía real apoyando con recursos del presupuesto comunitario las iniciativas del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para aumentar el volumen de los créditos disponibles para las pymes europeas.

Por último, la UE debe seguir construyendo la unión bancaria tras el "impresionante progreso" hecho en el último año, con la aprobación del supervisor bancario único -que debería estar plenamente operativo en septiembre de 2014- las directrices de la recapitalización directa por parte del fondo de rescate y la presentación de la propuesta del mecanismo único de resolución.