Madrid. La Comisión Europea quiere que los bancos contribuyan a los fondos nacionales de emergencia en caso de una gran crisis financiera transfronteriza, dijo el sábado el comisario de Mercado Interno a los ministros y gobernadores de bancos centrales de la Unión Europea.

La Comisión quiere establecer estos fondos para asegurarse de que los contribuyentes no tienen que hacer frente a los costes de futuros rescates bancarios, como ha pasado en la crisis financiera reciente.

"En lo que atañe a compañías multinacionales, respaldamos que se compartan los cargos", dijo Michel Barnier en su discurso.

Barnier dijo que haría propuestas legislativas en 2011. Esto resolvería una cuestión que está en el aire desde hace mucho tiempo para el mercado único europeo: cómo gestionar el eventual colapso de un gran banco que opera en muchos países.

En la crisis de 2008, Bélgica, Luxemburgo y Holanda acordaron un rescate de emergencia para Fortis y despiezaron la entidad. Sin embargo, este esfuerzo de última hora puso de manifiesto la necesidad de planes de contingencia más específicos, según funcionarios de la UE.