La confianza de los consumidores en la evolución de la economía de Estados Unidos y su situación financiera personal subió en julio hasta su nivel más alto en seis años, informó la Universidad de Michigan.

Según datos finales relativos a este mes, el índice que elabora esa institución a partir de encuestas aumentó desde los 84,1 puntos de junio hasta los 85,1 de este mes, su mayor nivel desde julio de 2007.

El dato es superior a los cálculos preliminares anunciados a mediados de mes por esta misma institución, que apuntaban a una ligera caída hasta los 83,9 puntos.

Así, este indicador acumula tres meses consecutivos a niveles desconocidos en seis años.

"La encuesta de julio sugiere una resistencia cada vez mayor de los consumidores que les permite soportar con más facilidad el lento crecimiento económico", señaló en un comunicado el director del sondeo, Richard Curtin.

El experto apuntó que "mientras que las condiciones económicas actuales se consideran más favorables, las perspectivas de futuro lo son menos" y añadió que "el optimismo entre los hogares de menos ingresos subieron al tiempo que el de los hogares de altos ingresos bajó".

En este sentido, el subíndice que estudia la situación actual de los consumidores sobre su situación financiera y su disposición a realizar grandes compras ascendió en julio hasta los 98,6 puntos, frente a los 93,8 del mes precedente.

El informe apunta que los consumidores mantienen una actitud favorable de compra, especialmente a la hora de adquirir vehículos y viviendas, debido al previsible aumento de las tasas de interés en el futuro.

No obstante, el subíndice que mide las expectativas de los consumidores sobre cómo estará la economía en un plazo de medio año retrocedió este mes a 76,5 puntos, comparado con los 77,8 de junio.