El Congreso de Guatemala aprobó "de urgencia nacional" un decreto por medio del cual reduce a la mitad el impuesto anual a la circulación de vehículos en el país, cuya iniciativa fue presentada el miércoles por el presidente Otto Pérez Molina.

El decreto, que corrige uno de los componentes de la reforma fiscal aprobada en febrero del año pasado, fue apoyado por 111 de los 158 diputados del Parlamento, mientras que 23 votaron en contra y 24 no estuvieron presentes en la reunión legislativa.

La iniciativa para reducir el impuesto de circulación de vehículos fue entregada el miércoles por Pérez Molina al presidente del Congreso, Pedro Muadi, con el objetivo "de beneficiar a la población", según el mandatario.

Las autoridades tenían contemplado recaudar unos 1.200 millones de quetzales (US$153,45 millones) en impuestos por ese tributo, pero debido a la resistencia de los propietarios de vehículos a pagarlo, el Gobierno prefirió dar marcha atrás con la medida.

Con la reducción a la mitad del impuesto, solo será posible recaudar US$76,72 millones.

Por ejemplo, un auto sedan modelo 2012 pagaba US$437 de impuesto la primera vez, que se va reduciendo en diez años por depreciación, y a partir del año once el 20% anual de ese gravamen, lo cual se reducirá a la mitad con el nuevo decreto.