Las economías andinas serán el motor del crecimiento sudamericano, porque se mostrarán más dinámicas que las del Mercosur, bloque que aún siente las dificultades de sus dos potentes socios, Brasil y Argentina, señaló el consejero delegado del BBVA, Ángel Cano. No obstante, señaló que las economías regionales contribuirán con más del 60% del crecimiento mundial en la próxima década.

El bloque Mercosur, que históricamente lideró el crecimiento en Sudamérica, no será el motor que impulsará el crecimiento en esta región este año ni en los siguientes, ya que ese rol se trasladará al sector andino (Chile, Perú y Colombia), explicó el consejero delegado del BBVA, Ángel Cano, en el marco de una conferencia con periodistas de la región que se llevó a cabo en el hotel Westin de Lima.

Según Cano, esto se atribuye a un menor desempeño económico de Brasil, por debajo del esperado, y a que Argentina enfrenta una serie de problemas “estructurales”. De acuerdo con las estimaciones del grupo bancario español, el Mercosur crecerá sensiblemente, pero por debajo de la evolución que mostrarán los países del bloque andino.

No obstante, añadió que América del Sur en su conjunto es protagonista del crecimiento mundial y que los países emergentes contribuirán con más del 60% del crecimiento mundial en la próxima década.

Insistió en que los Estados emergentes liderarán el crecimiento mundial y que América del Sur “seguirá siendo una de las protagonistas”. Desde 2007, esta región creció casi cuatro veces más que los países desarrollados y en los próximos años estiman que se duplicará su expansión y que la región andina será una de las más dinámicas.

“Porque estos países, junto con México, conforman la Alianza del Pacífico (AP) y han iniciado un proceso de integración comercial, financiero y de facilidad del movimiento de personas, que impulsará decididamente a un mayor dinamismo de esta región”, agregó.

El Mercosur es arrastrado por las decisiones de los socios más influyentes, Brasil y Argentina, hecho que deja casi siempre en desventaja a los socios más pequeños, Paraguay y Uruguay. A pesar de la influencia de los vecinos, Paraguay se impone este año en la región con el mayor crecimiento, con 11,6%; mientras que el promedio regional es del 3,2%.

El consejero delegado de BBVA reiteró que América del Sur es “una pieza clave” dentro de la estrategia del grupo, y que por esa razón se sigue apostando de forma decidida por su presencia en la región.

Por ello, el Grupo BBVA puso en marcha un plan de inversión de unos US$2.500 millones hasta el 2016, en las siete bases que tienen en esta región (Argentina, Chile, Colombia, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela).