La Comisión Nacional para la Prevención y Combate de la Defraudación Aduanera y el Contrabando (Conacon) de Guatemala estima que el contrabando deja pérdidas al fisco por unos $1,6 millones (US$197M)

Solo en combustibles, las autoridades dejan de percibir unos $67,1 millones anuales (US$8,2M) dijo Manuel Chocano, secretario ejecutivo de la Conacon, al matutino local El Periódico.

La Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) carece de cifras sobre el impacto del contrabando. Según Conacon, sus estimaciones se basan en datos proporcionados por el sector privado.

Chocano afirma que el fenómeno se está incrementando, ya que en años pasados el comercio ilegal rondaba los $1.265,8 millones (US$156M)

Los hallazgos de las autoridades lo confirma. En agosto se incautaron 473.000 cajetillas de cigarrillos, más de 9 millones de unidades, una de las mayores confiscaciones del año; también se encontraron 2.335 galones de combustible en 14 allanamientos.

Fernando López, de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), afirma que se trata de un fuerte golpe a los contrabandistas, pero esa cantidad apenas muestra el tamaño del fenómeno.

“Es obligación del Estado combatirlos con voluntad, decisión y de forma integral, en ese sentido es urgente contar con una política nacional”, declaró López al matutino.

Mientras tanto, Carolina Castellanos, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio Guatemalteco Americana (Amcham), dijo que el contrabando se debe tratar como parte del crimen organizado.