Pese a la turbulencia externa, la actividad económica en el Perú se aceleró en junio pasado, así como durante todo el segundo trimestre del año, según el análisis de datos desestacionalizados, informó el banco de inversión Credit Suisse.

"La actividad desestacionalizada (comparación respecto al mes o período previo) se aceleró notablemente en junio respecto a mayo, creciendo 1,4% en términos mensuales, cuando esperábamos una expansión de solo 0,6%", indicó.

De esta manera, sostuvo que el indicador de actividad desestacionalizada sugiere que el crecimiento en el segundo trimestre del año fue de 7,5% en términos anualizados, mejor a la expansión de 5,5% del primer trimestre de 2013.

Refirió que algunos de los sectores que se recuperaron en el segundo trimestre del año, en términos desestacionalizados, fueron la minería, manufactura y construcción.

En tanto, los sectores que se desaceleraron en el segundo trimestre fueron los de comercio y agricultura.

"Ello, pese a que la actividad económica se expandió 4,4% en términos interanuales en junio (respecto al mismo mes del año anterior), inferior a nuestras expectativas de 4,9%, acumulando una expansión de 5,6% interanual en el segundo trimestre", anotó.

También destacó que el desempleo en el período mayo-julio fue de 6%, inferior al nivel de 6,2% registrado en el mismo período de 2012.

En ese contexto, el banco de inversión previó que la economía peruana crecerá 5,5% en el 2013, nivel similar a la reciente proyección del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) de 5,7%.

Credit Suisse destacó que el ministro de Economía y Finanzas, Luis Miguel Castilla, espera que en el 2014 aumente la demanda externa de los productos primarios, lo que debería traducirse en mayores volúmenes de exportación de la minería y la pesca.

"En ese sentido, Castilla espera que el impulso de la demanda externa compensará la desaceleración de la demanda interna a niveles entre cinco y 5,5%", estimó.

Asimismo, destacó el aumento previsto para el 2014 de los gastos del sector público en proyectos de infraestructura y la creciente actividad de la producción minera por la puesta en marcha de los nuevos mega proyectos mineros.