Ciudad de México. Como consecuencia de la crisis económica, en 2009 cerca de 10% de los nueve millones de personas que cayeron en pobreza extrema en América Latina corresponden a México y Centroamérica, aseguró la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Lo anterior significa que 800.000 personas de la región disminuyeron sus ingresos y ahora sólo perciben US$1,25 diarios.

Durante la presentación de la situación y perspectivas económicas mundiales 2010, el director de la sede subregional de la Cepal de México, Hugo Beteta, señaló que otra de las secuelas que dejará la crisis económica será los elevados índices de desempleo, subempleo, mayor informalidad, así como la precarización de los trabajos.

De acuerdo con el especialista, el año pasado se reportaron 15 millones de personas en el subempleo. Por su parte, el director de Política y Análisis del Desarrollo, Robert Vos, reconoció que si bien las perspectivas económicas mundiales son moderadamente optimistas, aún persistirán riesgos que podrían comprometer la recuperación.

“La recuperación ha sido desigual y las condiciones para un crecimiento sostenido son frágiles, de aquí en adelante se espera una recuperación lenta y uno de los grandes retos será establecer el retiro de los estímulos fiscales que se otorgaron durante el año que recién concluyó”, señaló Vos, según declaraciones reproducidas por Milenio.

En el caso de México, después de presentar una contracción de 7 % en su Producto Interno Bruto (PIB), para el presente año se espera un crecimiento de 3% .

De la misma forma, Jorge Máttar, director adjunto de la sede Subregional de Cepal en México, dio a conocer que el empleo informal en este país alcanzó 28% de la Población Económicamente Activa (PEA) en 2009, lo que equivale a 15 millones de personas.